AP. Fenómeno Social Global

AP. Fenómeno Social Global

PARTE II: La autodefensa

“Miremos más la auto protección y auto defensa de las niñas, niños y adolescentes”.

Considero que las áreas de la Salud Mental, en el entendimiento de la Alienación Parental son fundamentales; máxime cuando  en el terreno de campo como las y los  peritos forenses familiares de cerca han visto el daño que se les genera a las niñas, niños y adolescentes de todas partes del mundo ante las conflictivas de su padre y de su madre y la complejidad de escenarios familiares, psicológicos, jurídicos, educativos y sociales, cuyos testimonios profesionales nos dan un acercamiento general muy valioso.

Por otra parte, el “sentido común y la observación” arrojan datos importantes, por lo que el acercamiento más enriquecedor que he logrado recientemente es “captar”, que sí bien la maldad humana pudiera generar un daño irremediable en la psique de una niña, niño o adolescente, al escuchar de forma reiterada, sistemática y siendo la constante de su vida la negativa y descalificativos permanentes, de su padre o madre hacia cualquiera de los dos, según sea el caso o de otro adulto cercano; yo sugiero que miremos más la auto protección y auto defensa de las niñas, niños y adolescentes, de suyo la naturaleza es tan sabia, que es también lógico pensar, que generen mecanismos de auto protección, que los conduzcan a una desconexión casi permanente y total.

Al escapar de su entendimiento la complejidad de problemas, hay una probada y estudiada lealtad nata hacia ambos progenitores tenderán a estar bien con quien satisfaga sus necesidades de sobre vivencia y  a estar bien con quien esté lejos ante la incertidumbre de sus vidas y lo que su pequeña mente cree y de esto se ha hablado poco, son páginas en blanco. Las niñas y los niños son personas fabulosas, son inocentes, son bondadosos, son agradecidos y cariñosos, son buenos, sus corazones son alegres. Los adolescentes hombres y mujeres son energía que proyecta vida. Me pregunto: ¿qué estamos diciendo, que testimonios damos a quienes absorben toda nuestra conducta? Hoy es imperativo poner los ojos en quien los maltrate.

Bastaría en hacer un genuino esfuerzo por recordar los momentos de mayor tensión en nuestra infancia y adolescencia para poder entender en su justa dimensión que cuando algo escapaba, en mi caso a mi entendimiento lo evitaba, lo eludía, pero era muy consciente de una profunda huella.

Seré incisiva en decir que es necesario considerar, que en un punto hemos “sobre dimensionado la conducta adulta enferma e incluso la maldad de un progenitor que no la niego;  pero que también se ha “sub dimensionado y por ello ha permitido la  devaluación de la propia conducta  de las niñas, niños y adolescentes” entre diferenciar que tanto realmente se ha podido perjudicar su psique y que tanto su desinterés y desconexión, y muchas veces más que ser una postura de odio hacia el progenitor “del que se le hable negativamente”; su conducta de indiferencia es hacia la problemática en sí misma y no hacia la persona, a nadie nos gustan los problemas, a nadie nos gustan la crítica destructiva, se siente feo, uno se contrae da tristeza, dan ganas de aislarse, es decir ambos padre y madre son responsables de la bronca, ambos dañan al hijo o a la hija, un hijo o hija que se ve ante una compleja batalla de destrucción entre quienes le dieron vida, él mismo hijo o la misma hija deciden internamente una muerte simbólica o real.

Lo crucial es que ambos pueden llegar a soluciones que les beneficien al grupo.

Estas consideraciones me llevan a  darle el justo valor  a los avances tanto en el área de la salud mental como del derecho, que  al día de hoy debiera dársele en la práctica  a la niña, niño o adolescentes, tanto  nacional como internacional de forma efectiva y real.

De tal suerte que de forma interdisciplinaria como sociedad podamos entender que la justa dimensión de la solución a la Alienación Parental, es recomendable que  esté centrada en el sano desarrollo del “ser humano como ente y centro de la vida” y sus etapas de vulnerabilidad como son primera infancia, niñas, niños y adolescentes y que cualquier persona que abuse de su inocencia o ingenuidad recibirá todo el peso no solamente de las áreas de la salud, del derecho, sino de la sociedad en su conjunto. Ellas y ellos hoy son sujetos de derecho.

Mtra. Rocío Medrano

Especialista en Derecho Familiar

1000Pelotaspara

A. Salomón
Papá de NIcolás y socio fundador de 1000Pelotasparati.

Suspendisse ultricies ultrices viverra. Morbi rhoncus laoreet tincidunt mauris interdum convallis metus suspendiss lacus est.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.