• milpelotas@hotmail.com

Padres rotos

José Obeid Layón

“Me divorcié hace 11 años. Su madre me acusó de violencia intrafamiliar, razón por la que se me impidió ver a mis tres hijos durante un año; tiempo que me tomó demostrar que era una falsa acusación. Me parece un error que lo dicho por una persona baste para que un hijo sea arrancado de los brazos de su padre.”

 

Álvaro Castillo

“Si algo deseo en la vida es recuperar a mis dos hijas, Verónica Mariana y María del Carmen, a las cuales dejé de ver desde el año 2010. Su madre, a través de calumnias y mentiras, levantó una denuncia por violencia en mi contra, que a la fecha me mantiene apartado de ellas. Hijas, quiero que sepan que toda la lucha que hago es porque las quiero… las amo profundamente, no hay día en que no piense en ustedes y en qué estarán haciendo”.

 

Carlos Rosete

“Llevo alrededor de dos años sin ver a mi hija Jessy (hoy de nueve años de edad). Tras la separación, su madre inventó que yo las agredía; salí absuelto y el juez me permitió la convivencia, pero al notar que Jessy era maltratada por su mamá interpuse una demanda. Ella, hábil abogada, movió sus influencias para sustraerla de casa de mis padres. Desde entonces no veo a mi hija. A fines del año pasado, su madre me buscó porque necesitaba más dinero del que le otorgaba como pensión, la ayudé y planeé reencontrarme con Jessy, ella se emocionó pero su madre no me permitió verla. Desde entonces cuando le envío menajes de audio por WhatsApp mi nena me dice que soy un mentiroso y un acosador”.

 

Ernesto Pérez

“Tengo casi dos años sin ver a Sofi, pues se me acusó de violencia, y el caso no ha podido avanzar porque la justicia es lenta, hay muchos recursos, vicios y amparos. No poder ver a tus hijos te rompe, te desgasta. Dejas de ir a trabajar para estar en los juzgados con el riesgo de perder tu empleo y verte obligado a suspender la pensión, lo cual te puede llevar a procesos más delicados.”

 

Alfredo Salomón

“Hace cinco años dejé de ver a mi hijo Nicolás, una serie de denuncias por acoso, uso de drogas y demás, me impidieron la convivencia con él. Para cuando finalmente pude demostrar que todo era falso, mi hijo ya no quería estar conmigo. En mi desesperación saqué mi cámara de video en el Centro de Convivencias y me suspendieron las visitas. El juez indicó terapia para todos, yo fui de inmediato pero me llevó dos años lograr que su madre llevara a Nicolás y así poder reconstruir nuestra relación”.

 

Mario Aguirre

En 2006 viajé a España donde conocí a la mamá de Maya, mi primera hija, quien nació en 2008. La crisis económica y de pareja me obligó a regresar a México. Desde entonces no he podido verla ni hablarle. Mis cartas, dinero y regalos son devueltos. Lamentablemente mi historia se repitió en México, donde establecí una nueva relación con la mamá de mi segundo hijo Alpha, nacido en 2016. Nos separamos a los pocos días de que él nació, ella se escondió y lo registró sin mi apellido. Tengo testigos y videos que prueban mi paternidad. He solicitado exámenes de ADN, pero a la fecha todo sigue estancado”.

 

Julio Cesar Jiménez

“Me separé en 2013 y desde entonces el juez me permitió convivir con Nataly (hoy de siete años), no obstante su madre no cumplió, la cambió de escuela y me tomó 1,111 días encontrarla. También dejó de recibir el dinero de manutención para poder alegar falta de pensión, me acusó de alcohólico y maltrato. Hoy vive con otro señor con quien ya tiene un niño. Y a pesar de que tras siete años de lucha el juez ya me permite ver a Nataly en el Centro de Convivencias, se me desagarra el corazón cuando mi hija asegura que yo no soy su padre. Hoy lucho por una terapia de revinculación para recuperar su amor”.

 

Por Mariana Chávez Rodríguez

Isabel Sánchez Hermosillo 07/11/2018

Me voy a dormir de nuevo con un sólo pensamiento.
Pequeño mío…Sabes que soy tu mamá?
Miles de veces me ha escuchado la luna llorando tu ausencia.
Miles de veces el sol me despierta la esperanza de volverte a ver.
Un día tras otro sin respuestas. En silencio.
Y lo único que que quiero es verte crecer.

Yadira Herrera Ávila 29/11/2018

Mis hijos de 9 y 5 años fueron arrebatados de mi lado, por mentiras del padre, acusandome de ezquisoide, contratando una abogada corrupta y de pocos escrupulos, que aunnado a esto la hermana del papá de mis hijos trabaja en el TSJ del estado de Morelos, donde se desempeña como secretaria de un juez, desde el 13 de julio, vivo un calvario, que no acaba por toda la gente que esta coludida en este caso, que se empeñan con dañar el derecho fundamental de los menores de convivir con su madre, solo porque el padre se siente protejido por la bajesas de la hermana

Isaac Rodriguez Ramos 17/01/2019

Hola mi caso es algo similar el día de ayer la mama de mi hijo me corrió de la casa y me grito delante de él que no me dejaría verlo le hablo a una patrulla y les dijo que la estaba agrediendo cuando so estaba cargando a mi hijo el empezó a llorar le dije que no se preocupara aunque su mama no me deje verte yo vendré y te gritar desde afuera para que sepas que vine a verte. Y en la madrugada me fueron a viciar dos agentes para darme una orden de restricción q no me permite asercarme ni comunicarme con ella pero yo a ella no quiero ni verla pero como poder ver a mi hijo??? No se que hacer

David R. 08/03/2019

Levante un acta por agresión a mi persona por parte de la mamá de mi bebe y desgraciadamente no hicieron nada, las leyes de este país son muy injustas ya que dan prioridad a las mujeres y mas si están embarazadas, la mamá de mi bebe estaba bajo tratamiento psiquiátrico y lo interrumpió, por el embarazo, tomaba Fluoxetina y se ponía celosa de mi sobrina de 5 años, se alivió de mi bebe el cual mañana cumple 10 meses y ni siquiera lo conozco por que no me ha permitido el acercamiento, usándolo como arma en mi contra para lastimarme aun cuando no he dejado de depositarle cada mes, y lo mas triste desgraciadamente, es que su ignorancia no la deja darse cuenta que el mas afectado nuestro hermoso hijo, el cual mañana cumple 10 meses , y eso que es psicóloga e imparte terapia familiar e Infantil, amo a mi hijo y es la mayor bendición que Dios me ha dado y rezo a diario por la salud y bienestar de mi hijo y de ella y no pierdo la fe de que muy pronto estará en mis brazos y podré darle todo mi amor.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Name *
Email *
Website
Comments *