• milpelotas@hotmail.com

No me dejan ver a mi hijo

La burocracia y la mentira han arrancado a cientos de niños mexicanos de los brazos de sus papás biológicos, quienes a diario libran batallas legales y emocionales alentados por un solo deseo: ver a sus hijos crecer. Conozca el drama de aquellos padres a los que no los dejan ver a sus hijos.

“Maya ya eres grande, ya sabes escribir, ya entras a internet desde el cole, y quiero que sepas que te estamos buscando. Hemos creado una página especial en Facebook (Aquí estamos) donde mi familia, tu familia en México que te ama, hemos dejando constancia de nuestra lucha por reencontrarnos. Búscanos por favor…”, declara el artista visual Mario Aguirre a Contenido, en un intento para que su mensaje llegue a su hija de 10 años de edad, quien hoy vive en España.

Mario tiene también un segundo hijo de nombre Alpha, de dos años de edad, al que no ha podido ver ni registrar como suyo. A él le dice: “No creas que te he abandonado, no he dejado de buscarte y jamás lo haré ”.

Un mensaje similar lanza Víctor Lennin Morales Navarro a sus dos hijas Airam de 22 años de edad y Lelany de 18 años, a quienes no ha visto desde 2008 y que hoy viven en Estados Unidos. “Cada vez que oro en las noches, a la luna deposito mis mejores deseos para que bajen hasta la latitud donde se encuentran. Recuerden que por más lejos que estemos, ustedes siempre serán 50% Víctor Lennin… estamos unidos y saben que siempre contarán conmigo”.

Carlos Rosete, también a través de las páginas de esta publicación habla a su hija Jessica Fernanda, a quien no ha visto desde 2016: “A pesar de que todo lo que te digan de mí, tú sabes que eres el amor de mi vida… No me cansaré de luchar por ti y sé que pronto estaremos juntos y de frente aclararemos las cosas. Te amo con toda el alma y mi corazón… hasta el arcoíris, ¿recuerdas?”.

Mario, Arturo y Víctor son sólo tres de los miles de padres mexicanos que han sido alejados de sus hijos tras un tortuoso procedimiento de separación y divorcio.

Datos del Inegi muestran que en poco más de tres décadas la tasa de divorcios ha experimentado un incremento de 428% (de seis por cada 100 que había en 1985 subió a 25.7 por cada 100 en 2016, según últimos datos).

“El problema es que más de la mitad queda resentido, por lo que lejos de llegar a acuerdos, llevan la problemática a tribunales y toman a sus hijos como rehenes o moneda de cambio”, indica la abogada María del Rocío Medrano Castro, integrante de Niños con MaPa, grupo de madres y padres que busca reencontrarse con sus hijos.

“En México se estima que cerca de 38,000 niños al año sufren los efectos de la interferencia parental, un tipo de violencia familiar psicoemocional específica en la que el progenitor que posee la guardia y custodia impide que el niño o los niños puedan convivir con el otro padre; los progenitores varones son los más afectados”, continúa la especialista.

Explica la abogada que el mecanismo comienza cuando el padre que tiene la custodia, como forma de venganza, acusa de violencia física, sexual, psicológica y económica a su expareja, a la que se le otorga una orden de restricción para ver a su(s) hijo(s) en tanto no presente pruebas (testigos y exámenes psicológicos) para demostrar su inocencia. Este proceso puede durar desde meses hasta años.

Durante el proceso de separación –continúa la especialista– es común que se comience a manipular psicológicamente al niño con la finalidad de que se niegue a ver a su padre. Las intervenciones parentales también son asistidas por tíos, abuelos y amigos, que ayudan a esconderlos, cambiarlos de escuela, residencia o país, alargando el procedimiento aún más.

“Para encontrar a sus hijos los padres desgastan su economía, contratando a investigadores privados, y si los niños fueron sacados del país o tiene doble nacionalidad deben contratar a abogados de lo familiar especialistas en derecho privado internacional para poder atender las legislaciones de diversas naciones, así como los tratados internacionales. Incluso la Interpol tiene que intervenir”, comenta Medrano.

 

Anualmente el Tribunal Superior de Justicia de la CDMX recibe entre 58,000 y 63,000 casos de guardia y custodia de menores de edad.

 

Mas información en Revista Contenido o www.contenido.com.mx

Fotografía y video: Naomi Kaizawa

Investigación y edición de video: Mariana Chávez Rodriguez

Música: I feel bad by Scanglobe

Mas información….

 

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Name *
Email *
Website
Comments *