Etapas de crecimiento y juicios familiares

Etapas de crecimiento y juicios familiares

Etapas de desarrollo y juicio famliar

Las etapas de crecimiento durante los juicios familiares se van muy rápido. Innumerables son los casos de vidas judicializadas, hechos que generan inconformidades entre familias y autoridades familiares, desbordando calles. Años son los días perdidos, dejando de convivir con los hijos e hijas,  es trágico. Fuera de juzgado es obsesión recuperar el tiempo perdido, no se puede.

Circunstancia que empaña con velos de obscuridad, que llevan a depresión, a tristeza y a perder la objetividad o sano juicio de la realidad de padres y madres.

Observo cotidianamente desfase  en entender las etapas  naturales del desarrollo de las niñas, niños y adolescentes, con la hipersensibilidad post juicios.

Es un hecho quienes pasan por juicios de alto conflicto en Tribunales Familiares, tienen un desgaste adicional de amplio espectro.

Añadimos falta de apoyo psicoterapéutico, terapias inconclusas, enfermedades, desgaste cotidiano de la existencia, falta de deporte, carencias económicas. Lo más importante “pérdida del sentido de vida”, a la que Víctor Frankl, le dedico horas para salvar gente en los campos de concentración. Sin ayuda, la problemática como mala hierba tiende a florecer, la contención adulta es imperativa para el papá y la mamá, serán mejores personas y darán más.

Por su parte la paido psicología y paido psiquiatría ya se concentran en las etapas de desarrollo de niñas, niños y adolescentes, para apoyarlos y más post juicios. Cada etapa del desarrollo  tiene características; hay que distinguir su conducta y preguntarse, es consecuencia de un juicio o su conducta se trata de la etapa de desarrollo en la que están, genera angustia sí y se trabaja individualmente.

El derecho mexicano define menor o mayor de edad a partir de 18 años. Para el Sistema Judicial, su personal y para  abogados, de la mayoría de edad o no, dependerán  patria potestad, guarda y custodia, alimentos, etcétera. En la practicidad de la vida cotidiana en los hogares nos limitamos a cubrir necesidades de bebes, niño o niña y  adolescentes.

Para hombres y mujeres, especialmente para varones, es diferente, cuando la vida ha estado judicializada o continúa en centros de convivencia o pequeñas convivencias cada quince días. Todo es detonante de distanciamiento. Vivir el hoy es un arte. Es tortura cargar recuerdos de tribunales. Vivir el presente implica un entrenamiento, un querer el desarrollo personal, un disfrute, un goce, una liberación, no hay ayer, no hay mañana, hay hoy.

Una persona con dominio de sí misma es impensable que vaya a dar a tribunales, pensemos  con perspectiva, sí  paso por los tribunales exige este entrenamiento.

Las etapas de crecimiento de niñas, niños y adolescentes en juicios familiares son mucho más que sobrevivencia, para nosotros los adultos se trata de  conocerlas y acompañarles.

La revolución en las sociedades de mirar con ojos de derechos humanos y respetarles como sujetos de derecho es obligado,  nuestros hijos son inspiración. 

Mtra. Rocío Medrano

Especialista en Derecho Familiar

1000Pelotasparati

Compártenos y que el mundo se entere!
Rocío Medrano
Abogada y activista con basta experiencia en Derecho Familiar - Alienación Parental

Suspendisse ultricies ultrices viverra. Morbi rhoncus laoreet tincidunt mauris interdum convallis metus suspendiss lacus est.

4 Comments

Claudia Garza

Así es, inicias con la esperanza de hacer lo correcto y al paso del tiempo, aprendes a vivir con esa situación y la tristeza, depresión y frustración son tus acompañantes día a día, imaginarte y planear como disfrutarás el día que puedas volver a ver cada vez es menos clara, ya que tú dejaste a un niño y ahora ya es un joven, con ideas tan inducidas que parecen suyas.
Sin contención, (buscada y pagada por mi) mi vida tendría otro rumbo.
Pero concuerdo absolutamente en qué «una persona con dominio de si misma, es impensable que vaya a tribunales».

    Rocío Medrano

    Muchas gracias por la retro alimentación, admiramos tú fortaleza y seguimos aportando para una mejor sociedad para niños, niñas y adolescentes.

Francisco Martínez Jiménez

Hola buenas tardes.
Mi nombre es Francisco Martínez y desde hace aproximadamente 2.5 años no estoy con la madre de mi segunda hija, Kiara.

Kiara tiene aprox 5 meses sin verme y tuvo que lidiar con un cambio considerable emocional, al juntarse su mamá con una nueva pareja.

Además de dejarme de ver a mi.

Me gustaría saber que hacer, para poder verle de nuevo y poder ampliar más mi caso.

Gracias y agradezco tan noble labor.

Rocío Medrano

Francisco gracias por leernos, te sugiero busques a la mamá de tu hija y en un primer acercamiento le recuerdes que la convivencia es un derecho de tú hija. Lo recomendable es llevar relaciones en buena lid, dejar de coincidir como pareja no quiere decir dejar de llegar a acuerdos como padre y madre.
Es importante cumplir con los compromisos hechos y superar el rompimiento de pareja y trabajar la nueva relación de cada uno tenga.
Con base en ello sentarán ambos padre y madre relaciones respetuosas en favor de tú nena.
Si esto lo has intentado, seguiría la mediación via Tribunal o privada y en un último lugar la via judicial, en la que se busque la defensa de un sano desarrollo de la pequeña, su cuidado y protección y el ejercicio de sus derechos salud, alimentación, educación, recreación, convivencia con ambos progenitores.
Saludos cordiales y espero te sume este comentario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.